Miércoles , 23 abril 2014
Artículos Recomendados
Inicio » Informática » Internet » BlogLevel y TweetLevel, para medir la influencia online

BlogLevel y TweetLevel, para medir la influencia online

Todos los que tenemos un blog o un sitio web y una cuenta en Twitter, queremos saber nuestro nivel de influencia en la Red y en el servicio de microblogging. Edelman, considerada como la agencia de relaciones públicas líder a nivel mundial, lanza hoy BlogLevel y la version 2.0 de TweetLevel, dos herramientas gratuitas que permiten medir esta influencia online, cada una en su terreno específico.

BlogLevel y TweetLevel, para medir la influencia online

TweetLevel, en su versión original, está en la base de las dos nuevas herramientas. Este servicio fue utilizado por la cadena MTV para seleccionar su primer Twitter Jockey. Ambas, BlogLevel y la nueva TweetLevel, ofrecen información práctica para las empresas y marcas, amén de para los particulares, usando un algoritmo propio que utiliza cuarenta métricas diferentes para analizar e identificar a diferentes blogueros y twiteros – de cualquier idioma y país – dependiendo de su influencia. Si perteneces al grupo de las personas que crean contenidos originales, estarás en los puestos altos del ranking, siempre que tus ideas se difundan por medio de otras personas, con constancia e intensidad. En la cima estarán también aquellos que dediquen más tiempo a interactuar con sus seguidores.

“Estas herramientas son como un ‘GPS para conocer la influencia sobre cualquier tema,’ explicó Nancy Ruscheinski, Chief Innovation Officer de Edelman. “Conocer qué blogueros y twiteros son influyentes – y entender quién/es influye en ellos – ayuda a planificar y medir la eficacia de nuestras campañas y ofrecer información en tiempo real a nuestros clientes”.

Enlaces | EdelmanBlogLevelTweetLevel

Acerca de Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario